jueves, 24 de marzo de 2011

NOVIAZGO CRISTIANO


 
Un noviazgo en Cristo es diferente a lo que se vive en el mundo. Es un amor real, genuino y de respeto. En un noviazgo Cristiano no existen la desconfianza ni los malos tratos, más solamente palabras de amor y edificación. El noviazgo que honra a Cristo es aquel en el que él es el centro de la relación y no el deseo físico o la vanidad.

La palabra de Dios no hace referencia a cómo se debe de llevar un noviazgo, más sin embargo existen los lineamientos sobre el amor. Mismos que debemos de aplicar en toda relación:

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.” 1 Corintios 13:4-6

Por lo qué el amor debe de ser paciente para esperar solamente a aquella persona que tiene Dios para nosotros. El noviazgo en Cristo es paciente al esperar hasta el matrimonio para tener contacto y relaciones físicas eróticas. El amor del noviazgo es puro y solamente busca el bien de su pareja (jamás tendrá dolo hacia la persona que ama). El noviazgo en Cristo comparte los sueños de ambas personas y busca hacer juntos lo que a ambos les agrada. El noviazgo en Cristo hace que ambas personas se vean con el mismo valor que tienen los hijos de Dios, no tiene orgullo pensando que una es más valiosa que otro. El amor que debe de haber en un noviazgo Cristiano jamás hablara con rudeza, más con amor escogerá las palabras exactas para bendecirle. Este tipo de amor no se enoja fácilmente ni cae en teatros emocionales, mas con dominio propio y respeto buscan resolver sus diferencias. Este tipo de amor se interesa en gran manera por el bienestar de la pareja, intercede y se planta en la brecha con tal de que la persona amada esté bien.
 
¿PERO?
Si tú aun estás en la espera de esa persona que Dios tiene para ti, hoy te animo a que seas paciente. Dios tiene lo mejor para ti, y cómo le has honrado a Él esperando en su voluntad, Él te honrará a ti dándote a esa persona que en verdad es carne de tu carne y huesos de tus huesos para un día ser una sola carne.

Y a ti que tienes un noviazgo que ha sido aprobado por Dios te animo a lo siguiente: haz de esa persona tu confidente, tu cómplice para bendecir, tu mejor amigo/a , sé sincero , siempre respétale y guarden la pureza que Dios ha depositado en sus cuerpos y corazones, apóyense en todo, esfuércense por sorprenderles, agradezcan constantemente a Dios por sus vidas, dediquen tiempos para crecer conjuntamente espiritualmente, pidan a Dios discernimiento respecto al papel que les corresponde tener en el noviazgo y posteriormente en el matrimonio.

 Y sobre todo que su noviazgo sea CRISTO CENTRICO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada